Reflexiones

8 M

8M

 

¿Cómo puede haber todavía quien se atreva a criticar un término que se refiere a la igualdad? ¿Cómo es posible que no pocas mujeres se avergüencen de serlo en libertad? Mientras dicen eso de… no soy feminista, soy femenina.

¡Por favor…! Me dais lástima, y mucha…

Si analizamos esto con detenimiento, comprobaremos que nuestra historia, la del ser humano, sería un relato machista, contado y dirigido por hombres.

A las mujeres no se las escuchaba más que para confirmar órdenes recibidas, o en el mejor de los casos, el hombre prestaba sus oídos para contentarla… No hay que viajar muy atrás para toparse con una ley criminal que permitía MATAR A TU MUJER por adulterio, cuando al hombre no se le castigaba por semejantes actos, e incluso se le suponía «adúltero por naturaleza». Esto solo es un «pequeña muestra» del machismo como modelo social, LA MUERTE POR ADULTERIO fue un DERECHO del marido hasta el año 1963.

Y si viajáramos más atrás veríamos reflejado nuestro rostro en los regueros de sangre que fueron necesarios para alcanzar el sufragio femenino alrededor del mundo… En España, por ejemplo, la primera vez que se alcanzó este derecho desde que conocemos al hombre como algo más que un mono, fue en 1931, y se ejerció en las elecciones de 1933, durante la segunda república. (Dato que hace inverosímil que una mujer sea de «derechas» en mi país)

Hay muchos que todavía otorgan a la mujer una lengua sibilina, una capacidad innata para manipular mediante sus «armas de mujer», y por ello justifican el machismo. Yo les digo:

¿Acaso no se las ha obligado? Pues, eran el género reprimido y si querían ser escuchadas tenía que ser a través de la palabra de su marido…

¿Acaso no se las forzó a ser «convincentes»? Pues su inteligencia, sus ideas y opiniones no le importaban a nadie…

Y digo yo, que esto ya debería ser un debate olvidado, superado, enterrado… ¿Acaso no son personas y merecen el mismo trato y oportunidades?

Pues… demasiada gente daría un no por respuesta. ¿Cómo sino se explica que las mujeres con hijos tengan la mitad de oportunidades de encontrar un trabajo hoy, en 2019 (un día antes de la huelga feminista)? Huelga que muchos critican, siendo hijos de sus madres, amantes de su mujer, y padres de sus hijas en muchos casos… ¿Qué amor es este…? ¿Se puede llamar amor algo que no se basa en la libertad?

Si las personas nos uniésemos en nuestras luchas comunes, se acabaría el dominio perpetuo de unos pocos sobre la mayoría… pero así es el ser humano, ¡estúpido! Ya lo decía Einstein…

 

Vivir engañado no es algo exclusivo de las mujeres, muy al contrario, ese es un barco en el que navegan todavía muchas personas de cualquier sexo.

Hoy se escuchan todo tipo de sandeces, dignas de una clase política criminal… aquello de feminismo transversal… liberal… feminismo «de verdad». Dejad de decir TONTERIAS, ¡dejad de engañar a la gente!

¿Será casual que todos los que se desmarcan de una lucha que representa a la mayor parte de las personas en este mundo, sean de «derechas»? ¡Por favor…!

Soltad esa cadena que os sigue anclando a la caverna, y dejad de decir sandeces. El único y primitivo motivo por el cual a sido dominada la mujer no es otro que la fuerza.

¿Saben aquello de… más vale maña? ¡Pues eso!

¿Cuánto se ha perdido la humanidad tras silenciar a la mayoría de sus componentes…? Porque sí, son la mayoría. Ya «nos encargamos los hombres» de que así fuese. Tres guerras mundiales e infinidad de genocidios, alguno de los que se perpetra en la actualidad… ¿Hubiese sucedido tal cantidad de horror si no fuese la testosterona la que guiase el devenir de naciones y superpotencias…? Jamás lo sabremos. Pero podemos comenzar por otorgar aquello que es justo por derecho, la igualdad de oportunidades a todo ser humano. Y ya veremos donde nos lleva esto, que estoy seguro que será a un lugar mejor.

Yo, como hijo, hermano, marido y padre, como ser humano, APOYO LA HUELGA FEMINISTA. Porque sin igualdad, la protesta es necesaria.

Ánimo a todas las mujeres que se movilicen.

¡Por un futuro mejor y más justo para nuestras hijas!

 

Hoy, un año después: 8/03/2020:

Esto lo escribí hace justo un año. Y es muy triste que lo único que ha cambiado es la imagen del post. Al contrario, mi opinión podría ser mucho más dura que el año pasado. Sí, me parece muy triste. Y no por ser padre de una niña preciosa a la que quiero con todo mi corazón, sino porque soy hijo de una mujer luchadora. Veo como crecen las voces rancias del odio que todo lo pudren a su paso. Y el sentido de humanidad se pierde en batallas que ya estaban superadas.
Mejoremos y dudemos de los que se aferran al pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *